Descubre qué es una prótesis dental removible

  1. Todo lo que necesitas saber sobre una prótesis dental removible

¿Sabes lo que es una prótesis dental removible? Puede que en ella esté la solución a tus problemas. Las pérdidas dentales crean un vacío no sólo físico, sino también psicológico, y por ello debes ponerles coto. La prótesis dental te devolverá la sonrisa y la funcionalidad total de la boca. ¡Se acabó lo de masticar con vergüenza! ¿Quieres saber más sobre estos elementos, tan típicos de la clínica dental?

Características de la prótesis dental removible

La prótesis dental removible es una solución que se puede quitar y volver a poner. Antiguamente, se conocía como dentadura postiza. Es la técnica más eficiente si deseas un remedio ágil, económico y sencillo a tu problema. También es habitual que los pacientes se vean abocados a su instalación debido a la falta de hueso suficiente para colocar un implante.

La prótesis dental removible se fabrica con diversos materiales. Algunos de ellos son la resina, los plásticos específicos y, a veces, incluso, los pequeños metales. Gracias a la conjunción de estos factores es posible rehabilitar la boca sin ningún tipo de problema.

Existen dos clases diferentes de prótesis removible. En función de las circunstancias concretas que presente cada caso, será necesario optar por uno u otro modelo.

Prótesis dental removible parcial

Es menos invasivo, ya que cubre sólo una parte. Se recomienda para aquellos escenarios que no requieran del reemplazo integral de la arcada en su totalidad. Es decir, consiste en una prótesis que sustituye sólo algunos dientes. Las distintas piezas postizas se unen mediante un arco metálico; en él se adjuntan los dientes artificiales. La fijación a los verdaderos que el paciente todavía conserva se lleva a cabo mediante ganchos. Es imprescindible llevar una higiene concienzuda sobre ellas.

Prótesis dental removible completa

Es el modelo de dentadura postiza más instaurado en el imaginario popular, si bien no el más frecuente. Funciona pegándose al paladar. Se deben instalar en aquellos casos donde no exista un apoyo suficiente para una prótesis parcial, esto es, siempre que no se llegue al nivel mínimo de piezas conservadas para que haya una estructura asumible. Exigen de cuidados más severos y rigurosos que las parciales, ya que los restos de comida pueden colarse por más lados.

Diferencia con las prótesis fijas

A la hora de valorar en su totalidad las condiciones de una prótesis dental removible, es preciso compararlas con las fijas. Por un lado,  resultan infinitamente más fáciles de limpiar. Del mismo modo, su adaptabilidad es mayor. Hay que tener en cuenta que las fijas son más grandes, más complejas y más intrincadas. Y, en la misma línea, las removibles son más simples, más cómodas y más baratas. Además, si el paciente sigue perdiendo dientes, mientras se mantenga una estructura tolerable, es posible sumar nuevas piezas artificiales a la prótesis removible. Ahora bien, también es cierto que en algunos casos no se pueden añadir de forma idónea a la boca; de ahí que se deba recurrir a enganches de tipo metálico sobre las piezas originales o productos adhesivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *