Los 5 momentos más cinematográficos de una clínica dental

  1. 5 escenas de pelis en una clínica dental

Una clínica dental es un lugar, de por sí, muy cinematográfico. Piénsalo. El cine es narración, y la narración drama. Todo viene de las viejas e ilustres tragedias griegas, que estaban presididas por el viaje del héroe como eje primordial que sostenía el relato.

La ecuación vendría a resumirse así: un héroe empieza en un lugar y termina en otro; por el medio, pasan cosas. Esa fórmula encapsula aprendizaje y cambio, de forma que personajes que empiezan siendo cobardes (o egoístas, o malos) acaban siendo valientes (o generosos, o buenos), llevándose una lección del viaje. ¿Y qué son las clínicas dentales más que templos consolidados al aprendizaje y al cambio (siempre positivo)? Entras con los dientes amarillos y sales con ellos blancos. Llegas con una rotura en los incisivos y te vas de allí con una sonrisa impecable.  Las salas del dentista son puro cine, y por eso te planteamos ahora 5 ejemplos de escenas que se desarrollan en una clínica dental.

Top 5 escenas de películas en una clínica dental

Toma nota de nuestros ejemplos e inspírate para tu próxima sesión de peli y manta. Eso sí: no te creas todo lo que sale en la pantalla. Ni todos los dentistas son malos ni volarás como Christopher Reeve si saltas por la ventana…

1. Marathon Man

El pobre Dustin Hoffman las pasaba canutas en manos de este sádico nazi. Las herramientas que sirven para el trabajo diario de un odontólogo son como cualquier otro instrumento: en manos equivocadas, pueden resultar tremebundas. Y si no, que se lo digan a un carpintero, o un jardinero. ¿A que nadie querría que su material de trabajo acabara en manos de un psicópata como este malvado doctor?

2. La pequeña tienda de los horrores

Este remake musical de un clásico del humor negro americano nos enseñaba a un Steve Martin dándolo todo con sus dotes vocales. Interprentaba a un dentista excéntrico que tenía como víctimas a personajes como un disparatado Bill Murray. Luego la trama se complicaría por motivos botánicos y… alimenticios.

3. Charlie y la fábrica de chocolate

El final de esta mágica historia de Roald Dahl llevada a las pantallas por Tim Burton nos dejaba el reencuentro entre un padre y un hijo. El primero, dentista; el segundo, fabricante de dulces. Parecían destinados a distanciarse ya desde sus mismas profesiones, pero acabaron dándose un tierno abrazo tras una banda sonora de sonidos engomados que representa acertadamente la incapacidad, un tanto masculina, para demostrar sentimientos.

4. Los Caraconos

No hay dos dentaduras iguales, dicen los expertos… Y el adagio parece especialmente cierto si pensamos en la dentición múltiple y enloquecida de este ser de otro planeta que protagonizaba la película familiar Los Caraconos. En fin, como ves, hasta los extraterrestres necesitan una revisión de vez en cuándo. ¿A qué estás esperando para acudir a tu clínica dental?

5. La Pantera Rosa ataca de nuevo

Disfrazarse para extraer pistas era una de las especialidades del Inspector Clouseau interpretado por Peter Sellers en esta desternillante saga. No obstante, como casi todo lo que hacía, este intento de hacerse pasar por un dentista acaba de forma catastróficamente patosa.

Las revisiones periódicas son importantísimas para tu salud. Si vienes a Clínica DEA te prometemos una atención más delicada, profesional y segura que la de estos dentistas cinematográficos. ¿Trato hecho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *